jueves, julio 30, 2009

estoy pensando en tu piel de origami

estoy pensando en tu piel de origami
en las arrugas repetidas de tu luz
(juguete de papel)
dobladas,
como la sangre extinta de todas las artificiales formas

estoy pensando en tu océano atlántico
también en el índico y en tu mediterráneo
en los escupitajos del mar
en la brisa que combate el sopor de la siesta atravesada por el recuerdo de nubes y canciones donde te reconozco por la capacidad de la lluvia de hacerme recordar todas tus orillas, el color de tus pestañas inferiores, tus ojos contenidos en el resplandor de la poliedrosa arena y tus manos de dedos infinitos que construyen el volumen de mis días

no quiero llegar tarde a la posesión de la escritura, ni a la cocina de tierra de mi casa que no existe

siempre llego tarde o me voy antes de tiempo
lo cual es para el registro igualmente inútil
como las enumeraciones mentales:
carpas lejanas de un atardecer de colores
rocas marchitas para unos pies anhelantes
muñecos tallados en madera
calor
móviles de caracoles muertos recogidos

oscuro es el mar cuando no moja este cuerpo trémulo de ti y de tu boca

que sepas que soy la esclava de este amor roto que quiere volver a ser página
de todas las veces que no diste el paso necesario para aniquilar la distancia
que se nos hizo planetaria, farol japonés flotando en una laguna de liquen

la vida es un tiempo extendido
varios episodios sobrepuestos con el afán de encontrar la dicha
nadie tiene la llave
de ninguna de estas puertas

pero yo

no preguntaré nada al oráculo
cuna de todas las tragedias
griegas
no penetraré el azar,
inabarcable monumento a las imágenes,
porque creo fervientemente en la próxima oportunidad de los mortales
en los filibusteros y en el llanto
en las cárceles vueltas escuelas para niños que estudiarán papiroflexia
en el comunismo libertario y en que tú
en una ciudad con canales
piensas en mí
cuando ves pasar una muchacha en bicicleta
sosteniendo un paraguas

3 comentarios:

Ribé dijo...

qué chido, Lauri. Muy bonitas imágenes, amiga. Te dejo un abrazo. Saludos desde tierras saltarinas.

gruego dijo...

Lauri,
mereces más que morir acariciando esa piel,
me gustó mucho, que lenguaje mas claro, libre, y extenso. tiene mucha riqueza, siento yo, que bonito escribís. se apegan los comentarios de boca en boca con la realidad.
gracias, cuidate mucho

Sor Juanais dijo...

me gustan tus origamis mucho.