domingo, marzo 16, 2008

deseo uno


decir que soy una gata en celo

es poco


detesto la poesía erótica desde que me di cuenta del lugar común

que le hemos hecho entre nosotros


por eso en este poema

prometo no decir

ni pene ni vulva ni cabalgar

ni vagina, ni clítoris, ni orgasmo


durante mucho tiempo,

creí firmemente en la idea occidental que el amor

es superior a ese deseo que arde en las arterias

a esa droga sin procesar que llega directo al nervio


me retracto públicamente


aunque envidie a los chicos que se meten la lengua

en el parque y en el metro

con esos abrazos sin centímetro de por medio

y es que por la temporada

(la primavera se amotina una vez más)

hay demasiadas jacarandas en el aire

y en el piso

excesivos pétalos aplastados en derrota


todos los demás hombres me parecen pequeños

y me arrepiento de esos hombres pequeños que amé

estoy acorralada lo admito

sos mi fetiche, mi ideología


tengo ganas de sábanas ajenas de hoteles

me cansé de hacer tu cama, de jalar las colchas

quiero ser sincera

y arreglarme para salir

fingir que soy una desconocida

que te seduce de nuevo


el futuro es algo a lo que voy aprendiendo a renunciar


la ansiedad por tu cuerpo es el producto exacto de la alevosía

es la carne caliente de los lóbulos de mis orejas

es una sed salada de salitre

herida en carne viva de bólidos vívidos y bífidos

dos lenguas como pulpos viciosos

(decir lengua es permitido en este poema)

decir que lo mejor de todo es verte entrando en mí

de costado en cucharita

o encerrarnos en el clóset

aunque nos hagan burla


-porque todo puede fracasar en el mundo

la irracionalidad de los líderes mundiales puede hacer volar la atmósfera

la inconstancia de la bolsa puede provocar un nuevo crack

el kilo y medio de basura que producimos a diario me está preocupando

porque somos seis mil millones de personas enajenadas

una suma de inconscientes mentalidades de almidón

tantos problemas-


pero el deseo, amor, que no se acabe nunca


amor que no soy tu amor pero soy tuya

el deseo que no se extinga por favor

aunque tengamos que arreglarle las letras

y sacarle a los poemas las palabras sobrantes

ni pene ni vulva ni cabalgar

ni vagina, ni clítoris, ni orgasmo

ni puta


que todas las palabras sucias queden guardadas para cuando se amerite


que nada sobre

que todo sea necesario


y así, tranquilos por fin

en la próxima noche

y sin salida

tengamos que hacerlo

en sábanas nuevas y ajenas

de un hotel


ni tu casa ni la mía


decir que soy una gata en celo

es poco.

4 comentarios:

Emiliano Álvarez dijo...

Wow, Lauri, wow

Mara Pastor dijo...

anda pal carajo, como dirían las puertorriqueñas. aquí se puede decir carajo? luciernagal lauriano, me encantó.

Sor Juanais dijo...

una chingoneria!

la illoldi dijo...

miau...