lunes, marzo 03, 2008

Espeluznante


conocí el horror más profundo en las fauces de nuestro amor de juventud
ahora tan roto y lejano que parece una nota mortuoria en un antiguo diario
el agua sucia se cuela en mi ánimo si me da por recordar nuestra común derrota
fuimos el ejemplo preciso de lo que nunca debe hacerse
de todo lo que no vale la pena si se junta en una suma
el prototipo exacto de la incapacidad de hacerse entender en la misma lengua
y es que la cotidianidad siempre fue una batalla triste entre nosotros

por suerte para ambos estamos ya tan lejos de nosotros
que solo los viejos amigos nos recuerdan y hacen cara de sorpresa cuando les digo
eso que no quiero repetir

por suerte estamos tan a gusto que todos nuestros huesos destrozados
han soldado casi por completo en las articulaciones del alma
y otorgan a este espíritu desolado un ímpetu cada vez más explícito
una esperanza a prueba de balas
balas
balas zigzagueantes por tu presencia repentina en el parque
donde resultás no ser vos mismo

hay cosas que no me puedo explicar
la complejidad humana siempre me ha resultado un acervo inexpugnable
un acento átono
una ridiculez
una sin razón constante

ese dios que no existe sabe tanto la verdad
sabe tanto que te quise con todas las esferas
con todas las ganas existentes en esta tierra enferma
desde mis locuras más protuberantes
hasta el dictado automático de todas mis noches de domingo

quemé nuestras fotos
y me dolió


soy absurda

voy por el mundo tan campante
así de cínica, sumergida en distracción profunda
así de simple, así de llana, así culpable
contradiciéndome toda

pero hay que decirlo,
como copia al carbón de esta vocación ampliamente esperada:

últimamente voy tan feliz
que el rito espeluznante de amarte
se me va olvidando por completo.

4 comentarios:

nicolececilia dijo...

lloré

Sor Juanais dijo...

dolió y se agradece.
hermosa poeta.

Emiliano Álvarez dijo...

wow wow

la illoldi dijo...

oh sí...