martes, septiembre 29, 2009

como una página en blanco
borrada de la cintura
absorta
en la decadencia de todas mis naves
tachada
imbuida por tu voz blanda y oscura
recordando cada pliegue que guardaste en mi olor
de tus labios
desdoblada
con la vagina henchida
adolorida
inmóvil
mojada
todavía
rajada como las cúpulas grises
temblando de pájaros

suplicante de ti.

2 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

WOw bella metáfora..

Un gusto pasar por tu blog..


Un abrazo con mis
Saludos fraternos de siempre..

Sor Juanais dijo...

Este poema es hermoso! me encanta!